08/11/2017

DINÁMICAS

trimukhi > español > dinámicas

 

La dinámica que, desde hace 10 años, anima a Trimukhi Platform se puede resumir así: dar vida a una plataforma desde la cual poder obrar a la vez en tres direcciones distintas: creación artística, producción de pensamiento y acción social – trabajar juntos los tres ejes, casi con un mismo gesto. Porque, ya que hoy en dia la creación artística consiste en agenciar diferencias, combinarlas para producir potenciales (efectos estéticos) insospechados, es la noción de acción social la que cambia de sentido, tanto de significado como de dirección. Importa pues, para incrementar las posibilidades de combinaciones heterogéneas, conectar entre sí mundos humanos diferentes – y, por lo tanto, importa cuidar el lazo social. De la misma manera, si, en tanto que reinventa las terminologías, la producción de pensamiento permite cuestionar constantemente las prácticas, requiere ella, para alcanzar relevancia, de una diversidad de puntos de vista y experiencias – los « otros » son, aquí también, necesarios. Así la convicción que en Trimukhi Platform nos habita y nos empuja es esa: para producir hoy arte y pensamiento, producirlos con calidad, rigor y pertinencia, hace falta diversidad, humana y social.

Jean-Frédéric Chevallier

 


En 2008, Jean-Frédéric ChevallierSukla Bar lanzaron en la India, junto con dieciocho familias indígenas Santalí de la comunidad de Borotalpada, artistas e investigadores de las ciudades de París, México, Bogotá y Calcuta, Trimukhi Platform – como una invitación a continuar, siempre, activando el deseo de vivir la multiplicidad que compone el mundo. Todo comienza una mañana de agosto de 2008, bastante temprano, pues apenas son las siete. Sukla y Jean-Frédéric acaban de llegar a Borotalpada. Les están esperando, pues se ha corrido la vez que vienen a proponer algo a la comunidad. Jean-Frédéric lo explica en inglés, Sukla lo traduce en bengalí: se trataría de preparar junto un espectáculo de “teatro”… Y como lo más seguro es que la palabra “teatro” no designa lo mismo para los unos y los otros,  por lo tanto, se trataría de un “teatro” que, al hacerlo juntos, se entendería lo que cubre e implica. Además, este “teatro”, del cual nadie sabía nada todavía, sino que tal vez era como una suerte de lindo regalo, se ofrecería a los habitantes de Borotalpada primero y luego se escenificaría en Calcuta. Después de las discusiones en asamblea y santhali, discusiones a la que ni Sukla ni Jean-Frédéric entendieron nada, se anunció que la propuesta había sido aceptada. Mientras tanto, era necesario acordar el calendario, los horarios y la logística de los ensayos, teniendo cuidado de no interferir con el período de siembra. Hecho eso, todas y todos se pusieron a bailar un poco. Un mes después comenzaron los ensayos. Casi todos los días tarde porque era necesario que las mujeres, numerosas en el proyecto, terminaran primero de preparar de comer. Anunciado en la radio local Santhalie, el estreno en la comunidad, dos días consecutivos, fue muy concurrido. Cuatro meses después (los ensayos continuaron mientras tanto) los 15 actores, bailarines y músicos iban a presentar Monsoon Night Dream en el Centro Cultural del Ministerio de Cultura de la India en Calcuta y en la Universidad de Jadavpur. Se debe creer que esta obra escénica tuvo su relevancia y su fuerza porque, 8 años después, Samantak Das, director del departamento de literatura comparada de Jadavpur, recordó en público “este espectáculo extraordinario que tuvo lugar en los pasillos de universidad … estas imágenes de hace ocho años vuelven para perseguirme … ¡fabuloso! … ¡simplemente fabuloso! “

 

 

Leer el relato sobre los años 2008-2012 publicado en la Revista El Sótano n°5